01 Las cartas de José Arregi

Para creyentes del siglo XXI.

José Arregi

Constituyen todo un ejercicio de libertad evangélica y sugieren caminos hacia una fe adulta y liberadora.

Colección feadulta.com, nº 1,

Octubre 2010,

204 páginas, 21 x 15 cm, rústica.

Más detalles

ISBN 97884-7631-015-1

Disponibilidad: Disponible

10,00 €

Reúne cuarenta ""cartas"", independientes y circunstanciales en su origen, que constituyen un ejercicio de libertad evangélica e invitan a ahondar la mirada, a creer en la bondad y a vivir en paz sin eludir riesgos y errores.
Quieren releer los viejos dogmas y las viejas doctrinas desde la ternura como único criterio.
Sugieren caminos para una nueva Iglesia fraterna, para una fe adulta y liberadora, para un seguimiento transformador de Jesús en el siglo XXI.
La última parte del libro recoge varias cartas inéditas, escritas por José Arregi en días de silencio.
José Arregi (Azpeitia, Gipuzkoa, 1952), profesor de teología durante 23 años, franciscano hasta septiembre de 2010.

Í N D I C E
Sobre estas páginas
I Al encuentro de Jesús
1. Para conocer a Jesús
2. Si la Navidad te entristece
3. Quiero celebrar la Navidad
4. Jesús, María y el Espíritu
5. Las tentaciones de Jesús y las nuestras
6. ¿Jesús fue célibe?
7. ¿Jesús resucitó?
8. ¿Cómo se aparece Jesús?
9. El Cuerpo de Jesús
10. El Padre, el Hijo y la santa Ruah
II Caminantes
1. Profetas en el desierto
2. Todos somos santos
3. ¿Por qué nos bautizamos?
4. Las Bienaventuranzas
5. ¿Es posible que los ricos entren en el Reino de Dios?
6. Carta de tu hermano Francisco
7. Flores de san José
8. Desconcertante y bendita Simone Weil
9. Perplejidades del Alakrana
10. El ángel de la guarda
III Debates en la Iglesia
1. ¿Unidad de las iglesias?
2. Sobre el levantamiento de una excomunión
3. ¿Rezar por las vocaciones?
4. A Mikel y Alicia
5. A una cristiana divorciada
6. El vaticano y la homosexualidad
7. Más sobre sexualidad y celibato
8. ¡Gracias, señor Darwin!
9. ¿Pecado original?
10. Teología sin miedo
IV Páginas del silencio
1. A Monseñor Munilla
2. ""Quedarás mudo hasta que mi palabra se cumpla""
3. Las flores de Bach
4. Los ojos de Jessica
5. Para ser feliz
6. A mi hermano Juan
7. Borrar la tradición de un plumazo
8. Carta al Consejo provincial
9. Pido la palabra
10. Franciscano sin hábito
Pinceladas de mi vida</p><p></p>Sobre estas páginas
Amiga lectora, amigo lector:
Nada sé de ti más que lo esencial: que eres y vives, en alguna pequeña porción de tierra bendita, con tu lote indescifrable de penas y alegrías que sólo son tuyas, pero que todos compartimos. Somos hermanos, habitamos la misma pequeña Tierra, el mismo inmenso Cosmos. Te bendigo cuanto puedo.
Tampoco sé cómo presentarte estas sencillas páginas, ni qué decirte de ellas, pero lo único que ellas quisieran decirte de verdad es bien simple: “¡Jesús te bendice y te ofrece su santa paz! ¡Que tengas mucha paz, amiga, amigo!”.
Los textos que tienes en tus manos nunca tuvieron intención alguna de verse vertidas en papel y menos aun reunidas en forma de libro. Fueron naciendo cada jueves como “cartas”, a la buena de Dios, sin orden y sin plan trazado, como golondrinas que vuelan libres en torno a las cornisas de un santuario. Cada jueves echaron a volar a través del invisible espacio de Internet, esa red misteriosa, intangible, sacramento del Espíritu que sopla donde quiere. Volaron, como se debe, sin dueño ni control. Pero un día reparó en ellas Rafael Calvo, un cristiano buscador y emprendedor, generosamente empeñado en construir un nuevo paradigma teológico para los creyentes del siglo XXI, una nueva gramática, llena de colores como la página que coordina, www.feadulta.com. Él pensó que estas meditaciones errantes podían ser de utilidad para su encomiable propósito y él las ha reunido y ordenado. ¡Gracias, amigo Rafael!
Estas “cartas” –independientes en su origen y siempre circunstanciales– desean, eso sí, plasmar una mirada creyente y compasiva a la realidad en su conjunto, aquella mirada de los ojos que llevamos “en las entrañas dibujados”, la misma mirada llena de ternura con que somos mirados por Dios desde el corazón de todos los seres. Estas “cartas” quieren también, por esa misma razón, releer los venerables dogmas y las viejas creencias desde la compasión y la libertad, sin eludir el riesgo ni, en su caso, el error.
Cada mañana, cuando abrimos la ventana, se alza el mundo ante nosotros como un inmenso milagro y una inmensa comunión de vida, de tribulaciones y alegrías. Todos los seres palpitan, nos miran, nos hablan. Convivimos. No estamos solos. Habitamos un mundo lleno de dolencias y deseos, de miradas conmovidas y de palabras azoradas. Los ojos se encuentran y conciben la palabra. El corazón y los labios balbucean: “En el nombre del Padre y del Hijo y de la santa Ruah”.
En Él/Ella vivimos, en Él/Ella nos movemos. Todo camina en el mundo y desde el lugar a donde llega vuelve a caminar. Y en este camino universal se funden las fronteras entre la salida y la meta, pues Dios nos acompaña en todo como Jesús a los discípulos desengañados camino de Emaús, como la Shekina al pueblo errante camino de la Tierra Prometida.
Jesús te dice: “No tengas miedo. No pierdas la paz”.
José Arregi
Arroa Behea,
en la fiesta de san Francisco de Asís, 4 de octubre de 2010

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Escribe tu opinión