14 Llámame libertad

Caminos de liberación interior.

Pedro Miguel Lamet.

Caminos de liberación interior. Pistas para conectar con esa zona donde vivir en paz y ser libres.

Colección feadulta.com, nº 14. Agosto 2012.

214 páginas, 21 x 15 cm, rústica

Más detalles

ISBN 97884-7631-039-7

Disponibilidad: Disponible

10,00 €

El sueño del hombre de todos los tiempos es alcanzar la libertad. Pero vivimos condicionados, no sólo por las limitaciones de espacio y tiempo, la enfermedad y la muerte, sino por la gigantesca programación tecnológica actual que abarca desde la publicidad al lavado de cerebro de los grandes oligopolios de la comunicación.
En esas circunstancias la única libertad posible es la interior. Pedro Miguel Lamet ofrece en este libro pistas y caminos para la desprogramación espiritual y la autoliberación, que pasan por un despertar a la verdad escondida en el fondo de uno mismo y la conexión con esa zona donde somos libres, estamos en paz y desaparecen las leyes, miedos y dogmas impuestos desde fuera.
Un libro más allá de ideologías o adscripciones religiosas, que puede resumirse en tres palabras: "ver es amar".
Pedro Miguel Lamet (Cádiz, 1941) ha publicado treinta ocho libros de muy diversos géneros, desde la poesía a la novela, pasando por la biografía, la historia, el ensayo y el periodismo de investigación. Fue director del semanario Vida Nueva, columnista de diversas emisoras de radio, revistas y periódicos, especialmente de Diario 16, y profesor de Estética y Cinematografía en varias universidades. Ha obtenido ocho premios periodísticos y literarios.

ÍNDICE
 
El despertar del alma
Este libro
I RÁFAGAS DE DENTRO

La tabarra mental
La aceptación y el cambio
Fugaz y eterno
Sin ti no soy nada
Yoga y zen ¿son oración?
Zambúllete en este mar
Agua que salta
Baja a mi noche
A la puerta de mi choza
Predicar el silencio
El rostro de la diosa
Cuando contemplo el mar
El espacio interior
El buscador es lo buscado
El vino de Dios
La vidriera de Dios
La araña del pensamiento
Bellota de Dios
El "yo" real
Oportunidad o tragedia
Mar que juega con la playa
El misterio de la sal
El minuto perdido
La Iglesia de cristal
Despertar al no tiempo
Meditación ante el tsunami
Abísmame en tu ser
Masoquismo ambiente
Detrás del disfraz
Gritos en lugar de luz
Santos fuera de catálogo
No estamos separados
El corazón entiende
En zapatillas
La Nochebuena de dentro
Noticias que cuestionan
Contemplativos en la acción
Mi yo y mi etiqueta
Soy adviento
Yo era un tesoro oculto
Conciencia del aura
Los días de la lluvia
Si la muerte no existiese
Católicos de toda la vida
Oración para tiempos de crisis
El banquetazo del hijo pródigo
Azafatas para cementerios
Si río, el universo ríe
Los pájaros ¿van a misa?
Inundación de "un no sé qué"
La muerte del yo
¿Qué es el pecado?
Flecha que es diana
Eres río, pero te sabes mar
La perla y el tesoro
Cómo liberarnos del ruido mental
Corazón de ratón
El teólogo y el místico
Viaje al centro del ser
Risoterapia
Borroso de lluvia
Soy primavera
Vuelo de gaviota
La nube tóxica
Carta de un camarero español
Dios sabe lo que me pasa, ¿por qué rezo?
Falla el modo de mirar
Resucitar es ver
El niño oculto
El cuarto de estar
La edad del corazón
Cual es maría, tal hija cría
Flores para el asfalto
Con el pijama de madera
Diálogo filosófico de dos gemelos
Un modo de llorar con bondad
Gaudete
¡Piérdete!
Disfrutar del no-tiempo
Tu rostro, el del universo
La alegría de sentirnos inseguros
Me encanta Dios
Pan
El amor por encima de la sangre
La ola es el mar
Sociedad protectora de ilusiones
Exigimos la utopía
Las crisis que no cura el dinero
Trasplantes de cara
Ser o tener
Mirada
El miedo ambiente
Un cráneo de 700 años
Aquella tarde
El sol y las nubes
Enamorados
Sombras
Derecho a sudar
La primera bicicleta
Ambigüedad del ciberespacio
Oración de la página en blanco
El minuto perdido
II DECÁLOGO DEL DESPERTAR
1. ¡Ante todo, desprográmate!
2. A partir de ahora permanece atento.
3. La vida no es dura
4. Ahora soy todo
5. La vida es un país sin caminos
6. Perdonar cura
7. Uno con el universo
8. Todo está a nuestro favor
9. El silencio consciente
10. Comprometerse con el mundo
III QUÉ ES FELICIDAD
IV EL HOMBRE QUE HUÍA DEL MAR (Cuento)
MINIAUTOBIOGRAFÍA


ESTE LIBRO
Hace algunos años visitaba en compañía de un amigo un templo budista-zen en la sagrada ciudad de Nara (Japón). El pequeño jardín japonés, perfecto y recortado, brillaba desde la ventana a la altura de nuestros ojos mientras tomábamos una taza de té. Parecía un cuadro recién colgado ante nuestra mirada sorprendida.
El monje, de cráneo pelado y mirada penetrante, que se llamaba Nishizawa, se dirigió de pronto a mí en japonés. Mi acompañante, el profesor de la Universidad Sophia, Juan Masiá, me tradujo sus palabras, que nunca olvidaré: «Hazte plenamente el que ya eres», me dijo.
Aquella frase se ha convertido para mí en todo un proyecto de vida. En realidad detrás de este pensamiento se oculta el camino para cualquier hombre que quiera realizarse en esta vida como persona y vivir con autenticidad.
Hoy cada uno de nosotros casi hablamos como los personajes de las series televisivas o programas de éxito, vestimos lo que nos dicta la publicidad y hemos cambiado nuestro «ser» por un «poseer», que acaba por transformarnos en vulgares polichinelas de la sociedad de consumo. Estamos dormidos.
Solo unos pocos se libran de esta vorágine y se asoman al balcón de la vida con el suficiente distanciamiento para volver a ser ellos mismos. Entre estos, siempre estuvo el poeta, que es capaz de escuchar el latido secreto de la vida. ¿Pero qué ha sido hoy de los poetas? ¿Quienes los leen? Además no siempre la vida del poeta responde al resplandor de su inspiración. La verdad que el arte desvela es considerada inútil además por el hombre pragmático actual.
También el monje, el místico o el creyente auténtico supieron a veces despertar y mirar de otra manera el misterio del tiempo. Pero ¿la religión no nos ha introducido con frecuencia, por mala interpretación, en una máquina de dogmas y normas morales que, al darnos a veces dictado el camino, nos impide llegar a ser nosotros mismos? 
Otros solo despiertan después de alguna catástrofe, como la caída de las Torres Gemelas, una enfermedad, un disgusto, una guerra. Es lamentable que no hayamos aprendido o no nos hayan ayudado a asomarnos por nosotros mismos a los paisajes liberadores del ser. 
Con la esperanza de presentar un puñado de pistas para iniciar un viaje de mayor profundización hacia la propia búsqueda personal, ofrezco en este libro algo de lo que he visto o intuido desde mi ventana.
Siempre he necesitado una ventana abierta junto a mi mesa de trabajo para dejar escapar la mirada de vez en cuando y ver mi paisaje desde las distintas luces que me ha venido ofreciendo la vida, para luego cerrar los ojos y escrutar en mi interior. 
Esta colección de pensamientos están más allá de cualquier creencia o filosofía concreta, aunque sean fruto de múltiples lecturas, meditaciones y búsquedas en lo mejor de ellas. Es una síntesis personal, una colección de impresiones que a mí me ha ayudado y ayuda a vivir y que, por el sustrato común que une a los humanos, barrunto que quizá pueda servir a otros.
Estos pensamientos pueden leerse de forma sistemática o al azar, como píldoras de autoliberación interior en esos momentos o ratos perdidos buenos o malos, haciendo antesala, en el Metro o en autobús, cuando necesitamos de una sugerencia inspiradora que nos ayude a ir viviendo. 
Por supuesto, no pretendo en ninguna de estas páginas considerarme en posesión de la verdad y mucho menos imponérsela a nadie. No es más que mi pequeña verdad. Cada vez desconfío más de los que, desde diversas instancias se ven a sí mismos poseedores de certezas absolutas. Yo me contento con compartir contigo, amigo lector, estas pequeñas luces, mi caja de cerillas, por si cualquier día encender una de ellas pudiera auxiliarte a subir un nuevo escalón o evitar un traspiés en la oscuridad de la noche. Una tiniebla que, por desgracia, en estos tiempos de confusión, angustia a muchos. 
En una palabra, no pretendo que te asomes a mi ventana, sino desde la mía ayudarte a que abras la tuya.
No recomiendo por tanto la lectura seguida y de un tirón de este libro porque los alimentos y bebidas concentrados empachan, atontan, producen hartazgo. Por el contrario sugeriría cerrar los ojos entre sorbo y sorbo, cuando una idea parezca encontrar acogida y resonancia interior. 
De esta forma cada cual descubrirá su propia verdad dentro, porque estoy convencido que la tiene desde siempre, solo que la ha olvidado, y dará un paso, a pequeños tragos de silencio, hacia la propia realización personal profunda. Ese paso será una forma concreta de contribuir al esplendor del universo.
Creo más en la palabra abierta que en las recetas de autoayuda. No obstante, para aquellos que gusten de estas incluyo al final, en apéndice, una sencilla y necesariamente simplificadora guía de caminantes, como bastón o muleta para organizarse en la práctica, y sobre todo para la propia búsqueda y meditación que es la que vale la pena. Culmina la obra con unas respuestas sobre la felicidad y un cuento que pretende sugerir más que responder.
Ojalá estas páginas te proporcionen algunos momentos de paz y alegría en medio de una sociedad atormentada por la competitividad, la violencia y un enloquecido estrés que provoca la obsesión dominante de ganar más dinero por encima de todo. 
En el fondo la liberación o el despertar interior no es sino una manera de abrir la ventana de los ojos del alma, y permanecer atento. 
Decía Antonio Blay: “Al mirar, te das cuenta de tú no eres lo que ves. Sigue mirando el mirar, llegarás al fondo y descubrirás el verdadero ser”. 
Y entonces, una vez descubiertas las quietas profundidades del mar, quizás puedas descubrir allí, sin dejar de vivirlas, que hasta tan inefable paz no llega el miedo a la turbulencia de las olas.

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

14 Llámame libertad

14 Llámame libertad

Caminos de liberación interior.

Pedro Miguel Lamet.

Caminos de liberación interior. Pistas para conectar con esa zona donde vivir en paz y ser libres.

Colección feadulta.com, nº 14. Agosto 2012.

214 páginas, 21 x 15 cm, rústica

Escribe tu opinión